¿Son necesarias las bibliotecas escolares en la escuela digital? .

En el ámbito escolar, a lo largo de más de un siglo, el libro fue elevado a categoría de canon del saber y del conocimiento convirtiéndose en el eje central de lo que debía enseñarse y aprenderse. Esta visión y modelo de escolaridad se consolidó de tal manera que la simbiosis entre libro y escuela fue tan profunda que surgió un tipo de libro singular y específico para el trabajo en el aula: el libro de texto. Este material didáctico, a lo largo de muchas décadas, fue evolucionando hasta convertirse en el recurso casi indispensable para la labor docente de forma que lo que se enseñaba y lo que se aprendía era lo que estaba impreso en sus páginas.

De forma paralela, en numerosas escuelas y colegios fue surgiendo la necesidad de crear bibliotecas que ofrecieran otro tipo de libros con potencial pedagógico como las colecciones de libros infantiles y juveniles, de enciclopedias, de diccionarios, de obras de literatura, de libros ilustrados y demás materiales didácticos que fueran útiles tanto los estudiantes como para los profesores. Por todo ello, una biblioteca escolar, era un lugar necesario y complementario de los procesos educativos desarrollados en el interior de las aulas. La biblioteca era, de este modo, un territorio de animación a la lectura, un centro de recursos o materiales didácticos, y un foco o espacio para la ampliación del conocimiento que no estaba en los libros de texto.
Sin embargo, con la llegada de las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) los tiempos han cambiado profundamente y existen muchas probabilidades que, a medio plazo, los libros de texto y demás publicaciones impresas empiecen a desaparecer del interior de las aulas. Esta hipótesis no es ciencia ficción, sino un hecho real. Algunos países ya han anunciado la implantación de políticas educativas destinadas a sustituir los libros de texto por materiales educativos digitales. Por ejemplo, en Corea del Sur el Ministerio de Educación ha planificado que los tablets, lose-readers y otros dispositivos electrónicos sustituirán a los libros de textode papel en el año 2015. En U.S.A. varios estados federales como Florida o California ya han comenzado este proceso que apoya la Administración Federal. Incluso la SETDA (Asociación de directores de tecnología educativa de los estados) en un reciente informe reclaman que este proceso acabe en el curso 2017-2018.
Existen muchas voces que pregonan la necesidad y urgencia de que la escuela se apropie de la tecnología digital y transforme de modo radical su práctica pedagógica. Desde hace varios años se experimentando con distintas propuestas de materiales educativos en formato digital: por una parte, están los denominados libros digitales educativos que responden a una visión estructurada del conocimiento, similar a los libros de texto en papel, pero incorporando la interactividad y la hipertextualidad, por otra están surgiendo un tipo de materiales educativos gamificados (también conocidos como serious games) que ofrecen experiencias abiertas y flexibles de aprendizaje apoyadas en las aportaciones de los videojuegos.
Por otra, están todos los variados recursos o herramientas que ofrece Internet, o la web 2.0, que permite que un docente pueda seleccionar aquellos objetos digitales (un video, un blog, un portalweb, una presentación multimedia, una actividad online, o cualquier otro producto) para que su alumnado desarrolle tareas de aprendizaje en torno a los mismos. Asimismo, la red o web 2.0 hacen posible que los estudiantes se conviertan en creadores o constructores de contenidos, y no sean meros receptores de información vehiculada a través de los libros. Herramientas digitales como editores de fotografías, de textos, de videos, de diapositivas, de mapas conceptuales, de creación de sitiosweb, de blogs, de wikis, redes sociales de intercambio de mensajes e información, entre otras muchas, están permitiendo que el alumnado pueda aprender a expresarse y comunicarse mediante múltiples lenguajes y formas simbólicas.
De este modo, la alfabetizaciónen la escuela de la era digital ya no puede reducirse a saber leer y escribir textos en lenguaje alfabético, sino que un sujeto culto del siglo XXI tiene que tener múltiples alfabetizaciones. Estas nuevas alfabetizaciones significa que en las escuelas debe enseñarse a saber encontrar en Internet información útil y adecuada en función de una serie de propósitos, a saber trabajar colaborativamente en entornos virtuales, a dominar las competencias para a comunicarse y expresarse en múltiples formatos y con las herramientas digitales.
La pregunta es inevitable: en este nuevo contexto donde los materiales didácticos tradicionales de papel empiezan a desaparecer, ¿tienen sentido y utilidad las bibliotecas escolares? Mi posición es que sí. La razón principal es que las escuelas serán seguramente a medio plazo uno de los pocos espacios sociales donde los niños encuentren libros en papel. Defiendo, que las TIC sean parte cotidiana del trabajo escolar, pero también que en la escuela deben convivir y estar presentes muchos materiales de distinta naturaleza (impresos, audiovisuales, sonoros, multimedia, realidad aumentada, manipulativos, etc.). La presencia y uso de distintas y variadas tecnologías proporcionará a los estudiantes experiencias de aprendizaje valiosos y ricos que les ayudará a desarrollar conocimientos de distinta naturaleza cognitiva y emocional. Las bibliotecas escolares no serán solo un recuerdo del esplendor pasado del libro, sino que debieran ser el contrapunto necesario para desarrollar experiencias culturales paralelas a las que se obtienen en el ciberespacio.

Este texto fue recientemente publicado en M. AREA: Mi biblioteca: La revista del mundo bibliotecarioISSN 1699-3411, Nº. 32, 2013 , pág. 13

Conferencia: “Políticas educativas TIC en España ¿de dónde venimos y a dónde vamos?”

El pasado mes de octubre se celebró en la isla de Tenerife (Islas Canarias) el II Simposio Internacional de Políticas Educativas y Buenas Prácticas TIC (SITIC 2013) organizado por el grupo de investigación EDULLAB. Laboratorio de Educación y Nuevas Tecnologías de la Universidad de La Laguna. En este Simposio la conferencia inaugural estuvo a cargo del prof. Ángel Pérez -de la Universidad de Málaga- que impartió una magnífica conferencia titulada “Educarse en la escuela digital” (y que puedes ver grabada en este vídeo).

La conferencia final estaba prevista que la impartiera Manuel Prieto, director de varios de los proyectos del Gobierno de Canarias de incorporación de las TIC en el sistema escolar, como fueron Medusa y ClicEscuela 2.0. Sin embargo, por motivos personales, no pudo asistir e impartir la misma. 
En consecuencia, tuve que sustituirle a última hora y desarrollé una breve ponencia que titulé “Políticas educativas TIC en España: ¿De dónde venimos y a dónde vamos?“.
En la misma abordé cuestiones relativas a los escenarios previsibles que están empezando a darse a partir de la desaparición del último Programa Escuela 2.0 (el modelo 1:1 en España) impulsado por el anterior gobierno socialista. Comenté que están produciéndose dos fenómenos que ocurren, almenos en España, de forma simultánea. 
Por una parte, la política del Don Tancredo (es una metáfora derivada de un antiguo festejo taurino que consiste en salir al ruedo y quedarse quieto para que el toro no embista). Es la política del “no hacer nada”, de no invertir en TIC ni tener un programa institucional definido y reconocible. Es la acutal política que se está haciendo en España desde hace casi dos años y que, a medio plazo, provocará un incremento de la brecha digitales o darwinismo tecnológico entre las escuelas públicas y las privadas.
Por otro lado, se está configurando un escenario caracterizado por el proceso de sustitución de los materiales didácticos tradicionales de papel -como son los libros de texto-, por una nueva generación de materiales didácticos de naturaleza digital. Este es un fenómeno que tiene múltiples perspectivas e implica factores no sólo pedagógicos, sino también derivados del cambio de negocio de las industrias editoriales.
Esta conferencia fue grabada por el servicio de la ULLMedia de mi universidad y acaban de publicarla con licencia creative commons. Si lo deseas puedes ver, mi intervención completa es el siguiente video. Espero que sea de tu interés.

II Simposio Internacional de Políticas Educativas y Buenas Prácticas TIC (SITIC 2013)

Los días 30 y 31 de octubre 2013 se organiza en las Islas Canarias (España) el II Simposio Internacional de Políticas Educativas y Buenas Prácticas TIC (SITIC 2013). Este evento está dirigido a expertos e investigadores interesados en los procesos de integración y uso de las tecnologías digitales en el sistema escolar. 

Los objetivos del mismo son:
  • Presentar y analizar los resultados más destacables obtenidos por los equipos de investigación pertenecientes a el proyecto TICSE 2.0, así como de otros estudios similares en la comunidad iberoamericana.
  • Debatir sobre los efectos de las políticas educativas sobre TIC en las prácticas específicas de centros y aulas escolares tanto en el contexto español como iberoamericano.
  • Reflexionar sobre las tendencias de investigación futuras – tanto con relación a los problemas como metodologías de estudio – en torno a las plíticas y prácticas educativas con TIC.
Se podrán presentar comunicaciones (fecha de propuestas hasta 20 de junio) en torno a resultados de investigación o estudios teóricos sobre la temática de las políticas TIC y las prácticas de uso de las mismas en centros y aulas escolares.
Organiza el grupo de investigación EDULLAB (Laboratorio de Nuevas Tecnologías) de la Universidad de La Laguna.

Más información en la web del II Simposio

Más allá de la Escuela 2.0: ¿y ahora qué?: Dos escenarios posibles

De entre las distintas actividades que he desarrollado en estos últimos meses quisiera, antes de finalizar este 2012, rescatar una conferencia que impartí hace aproximadamente un mes en el marco de las Jornadas TIC 2012 que organizó el equipo del ya desaparecido programa denominado Clic Escuela 2.0 del Gobierno de Canarias.
La conferencia la titulé precisamente “Más allá de Clic Escuela 2.0. Y ahora ¿qué?”. Mi intención fue realizar una reflexión sobre qué escenarios se abren con la desaparición del programa de “un ordenador por alumno” (o Escuela 2.0) en España y de lo que debiéramos hacer los docentes, expertos y agentes educativos para seguir impulsando el cambio y la innovación educativa en las escuelas del siglo XXI en estos tiempos de recortes y crisis económicas.
Si lo deseas puedes ver el vídeo con mi conferencia impartida en el Centro del Profesorado de La Laguna (Tenerife) el viernes 16 de noviembre 2012. También acabo de subir a slideshare las diapositivas que utilicé en dicha charla.

En pocas palabras, lo que planteé es que al desaparecer una política educativa de dotación masiva de tecnología en las escuelas públicas -como representó el programa Escuela 2.0- se abren, a corto y medio plazo, dos escenarios posibles:
a) El escenario de Don Tancredo o la ausencia de política educativa TIC. El primer escenario hace referencia a que en estos próximos años, con el argumento de los recortes y ajustes de déficit público, las Administraciones -tanto central como autónomicas- dejen de financiar la incorporación de las TIC a los colegios públicos (no hacer nada, como D. Tancredo). Si así ocurriera es previsible que se producirán dos fenómenos:
– que las actuales TIC (de ordenadores portátiles, PDI, y de aulas de informática) empiecen a envejecer, volverse obsoletas y en consecuencia se convertirán, en pocos años, en BASURA . Las TIC que no se usan dejan de ser tecnología y se vuelven en objetos o cacharros que ocupan espacio físico y estorban. Asistiríamos a un proceso de decadencia de las tecnologías en las escuelas públicas por ausencia de nuevas inversiones.
– vinculado con lo anterior empezaría a producirse una especie de darwinismo o brecha sociocultural entre los alumnos de los colegios públicos (con tecnología obsoleta) y del alumnado de los centros educativos privados que, estoy seguro, seguirán invirtiendo en TIC y por tanto tendrán tecnologías de última generación y desarrollarán proyectos educativos con las mismas
b) El escenario de la política de sustitución de los libros de texto en papel por tablets y otras pantallas digitales. Es un escenario que en otros países está anunciado y así sucederá. En concreto, en Corea del Sur ya se ha fijado la fecha del 2014-15 para que en las aulas de su sistema educativo desaparezcan los libros de papel y sean sustitudidos por tablets digitales. En varios estados de EE.UU (Florida, California) ya han iniciado este proceso.Incluso la SETDA (State Educational Technology Directors Association) reclama que este proceso culmime en EE.UU. en el curso 2017-2018.
También es un escenario de política educativa con relación a las TIC previsible en nuestro país. Así por ejemplo podemos encontrar una declaraciones de la actual Secrataria de Estado de Educación donde se aboga por financiar la denominada “mochila digital” entre el alumnado con argumentos de la reducción de los costes económicos con relación a subvencionar los libros de papel a partir del curso 2014-15. Véase el video del reportaje emitido en Televisión Española con dicha noticia y las declaraciones de la Secretaria de Estado, de maestros, asociaciones de padres, y de los editores (ANELE)
En la conferencia, también abordé lo que, desde mi punto de vista, debiéramos hacer los profesores. Lo primero sería tener muy claro que no podemos caer en la tentación del “tecnocentrismo”. La tecnología, por si sóla, no tiene efectos mágicos sobre el aprendizaje del alumnado. Todo lo contrario. Cuanta más tecnología exista en las aulas, debiéramos ser concientes de que hace falta más pedagogía. La tecnología digital nos hace posible llevar a la práctica las teorías psicodidácticas del siglo XX. Nuestro reto actual, como educadores, es usar la tecnología en el aula poniendo en práctica toda la tradición del pensamiento educativo de la Escuela Nueva y Moderna (desde Dewey hasta Freinet, desde Vigotsky hasta Freire). 

Mas allá de Escuela 2.0 ¿Y ahora qué? from Manuel Area

 Finalicé la conferencia sintentizando algunas ideas que debieran guiar nuestra práctica profesional como docentes más allá de las políticas educativas concretas que se implementen sobre TIC para las escuelas, proponiéndonos ir más allá de lo que ha representado “Escuela 2.0”, o de lo que puede ser la “mochila digital”. Ideas básicas para una educación en la escuela del siglo XXI como son, entre otras:

– convertir el aula en un espacio o centro de recursos con muchos libros de papel y con tecnologías variadas que ofrecen a los estudiantes oportunidades y experiencias culturales diversificadas
– menos metodologías de aprender por recepción y más aprendizaje a través de experiencias y actividades de reconstrucción del conocimiento
– potenciar las alfabetizaciones múltiples para que nuestros alumnos sepan acceder críticamente a la información, sepan decodificarla y reconstruirla a través de múltiples lenguajes y formas, sepan comunicarla y trabajar de forma colaborativa
– estimular que los estudiantes sean los creadores de contenidos y espacios propios de comunicación y aprendizaje (los PLE)
– revisar y redefinir los papeles del docente como creador/mezclador de contenidos digitales (DJ), como filtrador de información valiosa (content curator), y como animador/tutor de la comunicación en las redes (community manager)
– abrir la escuela a nuevas formas de aprendizaje continuo, informal y abierto a lo que ocurre fuera de las aulas y en el ciberespacio (mlearning, aprendizaje ubicuo, etc.)
En fin, fue una conferencia para abrir debate y plantearnos interrogantes a corto y medio plazo. El programa denominado “Escuela 2.0” del anterior gobierno socialista ya es pasado, y debemos detenernos a analizar los pros y los contras del mismo para evitar caer en errores similares. Pero también tenemos que mirar hacia adelante. Este nuevo año 2013 que pronto iniciamos nos reclama que sigamos atentos y expectantes ante las nuevas políticas educativas TIC que se anuncian. Las TIC son una realidad tan omnipresente en los hogares, en las empresas, en el ocio, en el trabajo, en la comunicación que, inevitablemente, las escuelas tienen que integrarlas y convertirlas en un eje clave del curriculum con la meta de formar a los niños y jóvenes como ciudadanos cultos y responsables ante la cibercultura. Dar la espalda a esta realidad sería negar el papel central de la escuela como institución educativa de la sociedad del XXI. Este año, más que nunca, deseo un feliz 2013.

P.D. Se cumplen 6 años desde que escribí la primera entrada de este blog. Confieso que, desde el pasado mes de julio, no he vuelto a escribir nada en él. Supongo que el hecho de estar enredado con otras escrituras, con otras diversas tecnologías (Twitter, Moodle, Tablets, smartphones, etc.), con varios proyectos y con muchos viajes,… no dispongo del sosiego necesario para alimentar de forma continuada este blog. Espero que en el 2013 recupere la ilusión y la disciplina necesaria para actualizar este blog y mantenerlo vivo e interesante.